La guerra mundial de las finanzas anglosajonas

Escrito Por: Hugo Neira 1.265 veces - Ago• 05•14

Es verano en Europa. Las vacaciones, no solo playas sino festivales de teatro y música, y unos muy particulares: de ciencia. En Francia, las cuatro primeras noches de agosto, millares de personas han observado los cielos. La «nuit des étoiles». Hace 24 años que festejan esta fiesta, centenares de clubs y de asociaciones, y millones de personas, en 400 salas abiertas gratuitamente, y de noche, asisten a exposiciones visuales y conferencias. Pasión secular por las estrellas, los cometas¡! Las consecuencias de tener colegios donde enseñan a los niños a amar las ciencias y no únicamente clases sobre  los «valores». En los quioscos, sin embargo, se ven otras estrellas, como cuando Mafalda mira el mapamundi con chupos y sangrientas heridas. El infierno en Gaza, las sanciones a Moscú, amenazas de Rusia de alzar el precio de carburantes. Como tengo el alma sudamericana, me concentro en el default de Argentina.

Ya lo sabemos, la presidenta Fernández propone retardar lo de los fondos especulativos —US$ 1 500 millones— al 2015. Cristina Kirchner está dispuesta a pagar, pero sin ponerse encima a aquellos acreedores con los que ya había llegado a acuerdos en el 2005 y 2010. Se comenta mucho el rol de Thomas Griesa. ¿Puede un juez de Nueva York pesar sobre un país soberano? Al parecer sí, cuando la transacción se hace en dólares. Véase más adelante, BNP-Paribas. Por supuesto, se habla también del retorno del fantasma del 2001, cuando la Argentina cayó en la recesión. Pero desde Europa, se ve el bosque y no solo árboles. Tres consecuencias inmediatas de esta crisis.

La primera, «la crisis afectará a la tercera economía de la América Latina» (www.france24.com). «Va a hacer con los fondos, lo mismo que hizo con el salario de los trabajadores», anuncia un sindicalista argentino, Hugo Moyano, líder de la CGT que, por lo visto, está en la oposición. 2015 va a ser difícil para el peronismo.

La segunda consecuencia son los daños en países vecinos. Lo dice El País, circula en el mundo, salvo en los quioscos limeños. Dicen que Brasil, Uruguay, Chile y Bolivia compran y venden en el mercado argentino, aunque en porcentajes variables. Los menos tocados son los más alejados: México, Venezuela, Colombia, Perú. Dicen los expertos, «los menos».  Algo nos afectará.

La tercera es que en adelante va a ser muy difícil resolver una deuda de Estado. El tema es ¿a manos de quiénes va a caer? Los bonos de deuda son adquiridos a bajo precio por especuladores o  ‘buitres’, y como la deuda proviene de países con dificultad de pagos, el monto inicial aumenta no solo con los intereses sino con las penalidades. Aquí intervienen los puritanos jueces anglosajones. La presión sobre sus víctimas —Zambia (8 procesos), Camerún (2 procesos)— es perfectamente legal. Ahora bien, estos nuevos piratas de las finanzas en su generalidad son anglosajones. Y cuentan con los mejores abogados. Por lo demás, a los argentinos, ser un país africano a nivel administrativo no les hace gracia alguna.

En Francia están muy sensibilizados sobre eso de jueces americanos a causa del BNP-Paribas que tuvo que pagar 8,9 mil millones de dólares incluida la multa,  por hechos que le reprochaban. ¿Sabe usted cuáles? Haber llegado a acuerdos financieros prohibidos por Washington con Cuba, Irán y Sudán. Lo hicieron en dólares, ese fue su error. Y por eso conviene recoger aquí, una teoría global que circula. La de Mark Roe. «Los Estados Unidos, incapaces como potencia militar, se apoyan ahora en su potencia financiera». Mark Roe, por si acaso, es profesor en Harvard. Y especialista en Derecho. Entonces, pregunto a los muchachones liberales de la Universidad de Lima y del Pacífico: lo del «imperialismo yanqui», ¿es un concepto pasado de moda? ¿Todo es precioso en la globalización?

 

Publicado en El Montonero., 04 de agosto de 2014

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.