Mirando a de Soto, fuera de la caverna

Escrito por: Hugo Neira - Mai• 22•14

Sin necesidad de un modelo político nuevo, McDonald se ha establecido en China. Y la India también es parte del lado próspero del capitalismo mundial.  Potencias emergentes, junto a Brasil y Rusia, son el BRIC. Más allá de América del norte y Europa, es posible el desarrollo. Pero Hernando de Soto sostuvo exactamente lo contrario. En El misterio del capital (2000). Intitulado, «El capitalismo triunfa en Occidente y fracasa en el tercer mundo». ¿Fracasa? Qué barbaridad. Pocos autores hubieran sobrevivido a semejante error. Reproches ya había recibido del mundo académico. Laurence Whitehead, profesor en Oxford, le dijo agriamente: «a la sociedad industrial no la precede ninguna informalidad». Se maneja mejor en lo local que en lo téorico. La Caverna de Platón siempre es reconfortante.  Lo exterior no cuenta.

El Otro Sendero, fue una investigación de terreno que cambió por completo la idea que teníamos del sector informal. Con la gente del ILD, se puso empíricamente a medir los pasos o trámites de un informal para adquirir un terreno eriazo. Unos 270 pasos durante 18 años. El Estado era el obstáculo. Su acierto, ese libro, lo vuelve un dador de ideas. A su influencia se debe leyes sobre predios rurales y cambios en la economía.  Pero El Otro Sendero es de 1986, hace de eso 28 años. Al sector informal le han pasado muchas cosas. Empresas Pymes, ascenso social de muchos. La sociedad peruana ya no cabe en el antagonismo centralismo y empresarismo popular. Y por eso el sector informal ha sido materia de enfoques y estudios a lo largo de 30 años:  Degregori, Tanaka, Meléndez. Pero para de Soto solo hay de Soto.

Ha recorrido el mundo. Pero da la impresión que no salió nunca de Lima. Se fue a lugares donde volvía a encontrar pobres con aspiraciones a propietarios, presidentes autoritarios y marxistas obtusos. A Filipinas de Gloria Macapagai Arroyo. Al Egipto de Mubarak. ¿Es un liberal que necesita de tiranos? Se diría pero no siempre, lo llamó Vicente Fox. Ahora bien, cuando no son tiranos, se topa con incultos. Fox, por ejemplo, dijo que «le gustaban las novelas de Octavio Paz». Paz no escribió sino poesía y ensayos.

Seamos claros, el gran rival de Hernando no es sino los cambios ocurridos a nivel planetario. Como sostiene Michel Guénaire, la mundialización ha reforzado el papel de los Estados. Incontables pobres dejan de serlo porque un capitalismo de Estado, ora democrático ora despótico, les da algo más que el titulito de propiedad. El capital es ahora lo inmaterial, cultura y ciencia para millones con lo cual obtienen empleos de calidad. Ocurre donde hay Estado y clase política. Temas que de Soto le da grima abordar. ¿Le llevan a discutir con Cotler? Al que tiene que rebatir es a los 85 millones de cuadros de China, a la innumerable clase intelectual de India y Brasil. Entre tanto, el es un think tank compuesto de un solo experto. Le conviene países donde se sepa poco de lo que pasa en el mundo. Acaso pueda llegar al poder en el 2016 algún mandatario ignorante, a quien aconsejar. Suerte Hernando, porque lo que es el resto del planeta, va por otros caminos.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.