Diario La República

Escrito por: H. N. - 2 254 veces

 

«A la clase política, le deberemos sus propios funerales.»
(Encuestas: El espejo imperfecto, 2010)

«Esta democracia se está muriendo por falta de información de vía doble, de arriba
hacia abajo y de abajo hacia arriba. Si este vacío continúa, la tentación autoritaria,
entonces, triunfará.»
(Algo falta, 2009)

«Cada construcción democrática es una ruptura. Es decir, algo que duele y cuesta.»
(La democracia Wari, 2000)

«La vida política limeña es de una frivolidad inaudita. Capital de un tenso país que no sabemos qué prepara.»
(La tentación del fracaso, 2003)

«¿Se dan cuenta que le hablan a unos ciudadanos en gran parte deshistoriarizados?
¿Para cuándo otros textos de enseñanza de la historia, hechos por profesionales? ¿Para
cuándo otra televisión? ¿Cuándo educaremos al soberano? Después no se quejen de
moqueguazos y tacnazos y para el 2011, algún aventurero “antisistema”, que no se
engañen, igual se viene.»
(¿1929? Desconozco mayormente, 2008
)

 

 

«Ya sabemos, en política unos calientan el té y otros se lo toman.»
(El efecto Waisman, 2005)

«En el Perú no hay tradición de lealtad a los presidentes, salvo cuando andan muertos.»
(Porque no te aplauden, 2004)

«En política, nadie sabe para quién trabaja.»
(El castillo Rospigliosi, 2004)

«Sin embargo, la política, en países en formación como los nuestros, es pedagogía.
Conducir masas, no seguirlas. Correr el riesgo, qué diablos, de no ser siempre
popular. Los grandes políticos no halagan a los ciudadanos, los educan.»
(¿No lo Toledo? Crítica a la crítica, 2004)

 

 

«En este país no se quieren normas, eso está claro.»
  (Vicios privados y virtudes públicas, 2003)

«En su lista de miserias, Jorge Basadre anotó tres categorías: los Podridos, los
Congelados, los Incendiarios (Meditaciones, 1947). Una le faltó al maestro, los
Conchudos. ¿No los había tantos en sus días? »
(Los conchudos, 2003)

«Cuando algo camina bien en el Perú no falta quien, no siempre un malvado sino por
lo general un imbécil provisto de buenas razones, que entraba y clausura. Es nuestra
tradición tanática. Si algo marcha, se hace lo imposible para que se malogre.»
(Fondear al Fondo, 2003)

«Qué pocas antenas tienen ciertos políticos con lo que siente y vive el pueblo llano
del Perú. Ya no qué poca calle sino qué poco cementerio.»
(El barroco como escándalo, 2007)

«Ninguna nación se explica por determinismos sólo étnicos, geográficos o
lingüísticos, hay siempre un componente voluntarista.»
(En el nombre de Dios, el misericordioso, 2003)

 

 

 

«El fujimorismo fue un estilo pragmático de política. No programas sino posiciones
de poder. La gente quiere que gobierne  un  hombre duro y mañoso para que se las
arregle con los mañosos. Más aún. El pragmatismo a la peruana es delegación del
poder al candidato más mañoso y más seductor.»
(La palabra del mudo (I), 2001)

«He dicho en mis libros y sigo pensándolo: el mesianismo político, venga de donde
viniere, es el peor de nuestros males.»
(El test Alan García, 2001)

«El poder corrompe, el poder permanente corrompe permanentemente (*)»
(Si humala gana, 2006)

 «…el fujimorismo sociopolítico continuará. Expresa el país vacilante que inventa sus
propios tiranos. (…) Fujimori es causa pero también efecto de una cierta predilección
peruana por la inmoralidad.»
(Mea Culpa, 2000)

 

 

«Todavía resulta lamentablemente cierta la frase de Manuel González Prada: “nada
hay en el mundo más corrupto que un juez peruano”.»
(¿Transición?, 2000)

«El fanatismo de lo unánime es más fácil que la complejidad de lo plural.»
(Manual del Poblador, 2002)

«Si la cultura de la mofa libera, la de la trampa anula. Poco importa, la libido de
vencer no tiene escrúpulos, todo vale. Así se nos va la arena del tiempo y la historia,
sin construir nada grande.»
(Cultura de la mofa: Cultura de la trampa, 2002)

«Lo que pasa es que eso de volver formales a los informales es desafío de marca
mayor, y en todo caso, como pedagogía, es más difícil que enseñar a cantar a sordos.»
(Retablo macabro, 2002)

«Sí, los políticos. O se les tiene o se tiene dictadores. Los dictadores no lo son. Son lo
contrario, los que persiguen u hostigan a sus adversarios.»
(Un 28 de Concordia, 2001)

 

 

 

«Como no sepamos establecer los límites de los gobiernos regionales, se va a armar
un caos institucional de cuidado. A España, en los treinta, por no tener claro el asunto
de la rivalidad Barcelona y Madrid, le costó una guerra civil.  Mejor no sigo.»
(Glosas, 2002)

 

«Qué decir sino, en el Perú no mata la muerte sino la desidia.»
(Tantaleán. Gloria y ninguneo, 2011)