El vía crucis del papa Francisco

Escrito Por: Hugo Neira 276 veces - Feb• 21•19

Como ya se sabe, hay un escándalo en Europa. «El Vaticano está en manos de una red gay». Primeras planas de los diarios del mundo. «El Vaticano pende de un hilo». El libro del sociólogo francés Frédéric Martel se llama Sodoma, enquête au cœur du Vatican. No es un libelo, o alguna novelita, en ese caso, ni me ocuparía. El investigador ha trabajado 4 años en 30 países entrevistando a 1500 personas del Vaticano, 41 cardenales, 52 obispos, y prelados. Uno de ellos, que ha dejado los hábitos, le dijo que piensa que el 80% es gay. Pero en secreto. El libro en papel saldrá en algunas semanas en 8 lenguas. Hoy se lanzó el ebook, y lo he comprado. Y me pasaré el fin de semana leyéndolo. Son unas 600 páginas llenas de nombres, casos concretos. Lo digo con una gran tristeza de mi parte. No soy de ir a misa pero me parece terrible. Por la infamia del secretismo.

El problema no es el sexo ni la homosexualidad, es otra cosa. Las Naciones Unidas, los Derechos Humanos, no se escandalizan cuando alguien se declara homosexual. Ese es también mi punto de vista. El tema es la mentira. ¿Cómo han podido guardar este secreto y practicar una doble moral? Por lo que voy entendiendo, según Martel, «los peores prelados homofóbicos son los que más practican la homosexualidad». Francamente, el colmo de la hipocresía. Dice Martel que son una serie de clanes, entre ellos mismos se llaman ‘las locas’ y detestan al papa Francisco, su enemigo.

Lo que ocurra en Europa será bastante distinto de lo que ocurra en América Latina. En Europa, los bautizos y los matrimonios religiosos son cada vez menos frecuentes. La práctica de acudir a la Iglesia para los rituales tradicionales está en declive. Los cristianos no practicantes superan en número a los que sí van a misa, y eso antes del escándalo.

Hay sin embargo una salida. Los curas de la religión ortodoxa —los coptos, los primeros cristianos de los primeros tiempos, que no se diferencian de los católicos sino que no tienen papa—, se casan, tienen mujer e hijos, y llevan la sotana. Por otra parte, tengo que decir que el tema de la mujer avanza en otra religión que no es la católica. Para ser claro, hay 200 rabinas en Estados Unidos, judías sacerdotisas. Y la Iglesia Anglicana decidió en 1994 el sacerdocio para ellas, y hoy son 2000 sacerdotisas en actividad.

Que el Cielo nos ampare por los cambios que puedan venir en América Latina. ¿Cuál es el país del mundo con más católicos? Brasil. ¿Cuántas comunidades eclesiásticas tiene? 100 mil. En América Latina, sostengo, hay un cristianismo popular, con elementos cristianos, y de origen indígena y afroamericano. El pueblo seguirá yendo a la procesión del Señor de los Milagros. Lo que está en duda es si se va a aceptar que la religión se ocupe de la educación de los niños en colegios.

Mi respaldo y apoyo al papa Francisco, peronista, de 82 años, y que convoque un Vaticano III. ¡Que se casen los curas! Han perdido vocaciones de jóvenes que querían el sacerdocio pero que no admitían que tuvieran que bajarse los pantalones para poder ascender en la jerarquía. ¿Qué es eso?! ¿Cómo es posible?! Más en mi próximo artículo.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.