Hugo Neira: “Se marcan grandes metas, no hay esperanzas, sueños”

Escrito Por: Hugo Neira 1.511 veces - Abr• 10•16

Nuestros políticos, señala, no hacen política y solo son como gerentes que esperan que la gente confíe en ellos. Son como grandes patrones, advierte.

Entrevista: Mariella Balbi

Periodista

                                ___________________________________

¿Esta elección presidencial es atípica o está dentro de los cánones de otros comicios?

Es atípica. Nunca ha habido una institucionalidad tan confusa y que haya creado tanta incertidumbre. El Congreso tiene la culpa. Creó una mala ley electoral en mal momento. Incluso la bancada fujimorista la aprobó y casi daña a su candidata, por poco sale del proceso.

Las propuestas no abundaron. ¿Fue más bien mucha pulla y deslegitimación? 

No hemos visto muchas propuestas, han sido pasajeras, rápidas. Barnechea tuvo lucidez al buscar colocarse como estadista. Alan García remarcó temas de seguridad ciudadana, pero realmente estamos viendo algo terrible: la decadencia del nivel intelectual y político después de 30 años de mala educación. Esto ha hecho que se canibalice la política. El insulto y la agresión son lo primero y no el razonamiento. La política es pasión, pero no puede ser solo eso. También está la razón. Evidentemente no es un partido de ajedrez, debe tener de los dos. Pero el comportamiento tan apasionado la asemeja a una barra brava. Es deplorable. Se trata de sacar al otro de todas maneras, no reconocerle nada… El Estado moderno debe educar a los ciudadanos. Y ello no ha ocurrido, millones de jóvenes no conocen la historia del Perú. El nivel de los periódicos no apunta tampoco a la formación.

La gente no parece tener mucho interés en escuchar propuestas, se guía por la emoción.

No creo eso. En la elección anterior, viajé por el Perú durante dos años, conversando con la gente. Escribí que Humala ganaba. No preguntaba por quién votarían, aplicaba una encuesta fina. Esa que no han hecho Tuesta ni las encuestadoras. La gente quiere que le hablen de cosas concretas, de programas, contrariamente a lo que se afirma. Más bien, lo que hacen los políticos y los medios es motivar la pasión. Keiko Fujimori ha caminado seis años por el país y ha cosechado. Ha creado un partido político consistente.

¿Sólido?

Sí. Les digo a mis amigos apristas y de izquierda que deben comprender que hay tres partidos del pueblo: el Apra, deprimido; el partido de derecha popular de Keiko; y el voto de izquierda, que a cada rato nos envía un outsider. Hay una lógica popular, quieren cosas palpables porque el mercado los ha cambiado. El voto es emotivo, pero no tanto. Keiko tiene audiencia porque se acuerdan de su padre, derrotó a Sendero, aunque no sea real. Empalmó también con el sector C y D en un toma y daca de ‘te doy calaminas, pero me apoyas’. Eso del cholo capitalista de Hernando de Soto lo entendió muy bien Fujimori y lo manipuló. La izquierda y los liberales no se reciclaron en esta lógica popular.

Sin embargo, el anti tiene una presencia contundente, es casi un partido… 

Es cierto, ocurre en muchos países. Pero aparentemente el anti no logra detener a Keiko. A quien le hizo un daño enorme es a Alan García. La campaña de demolición contra García tuvo efecto. La pareja presidencial no consiguió la salvación de su partido, pero sí mellar a García.

¿Fue estructurado desde Palacio de Gobierno? 

Por supuesto. Se buscó acabar con él. Pero el Apra no desaparece, sus mítines multitudinarios no aparecen en las encuestas. Qué pasa si el Apra ha querido castigar hasta el último momento a García por diversas razones y al último momento votarán por él. No vaya a ser que tenga una mayoría silenciosa. No lo sé, especulo, pero cualquiera de estas cosas puede pasar. Como que, de pronto, Verónika Mendoza termine siendo la contrincante de Keiko y el anti haga que llegue al poder. El anti es muy destructivo, no tiene propuestas, pero no destruye a los partidos. Quienes no lo tienen son PPK, Guzmán y Acuña. Verónika, Barnechea, Keiko, García, el PPC sí lo tienen. Y, dentro de ellos, solo Verónika plantea un cambio de Constitución y un cambio de todo. Si sale cualquiera de los otros, harán que la economía liberal permanezca. Creo que el Perú tiene un electorado inmensamente conservador. Si Verónika tuviera la franqueza que le falta, podría tener mayor público.

¿Por qué?

En Chile hay una diputada de izquierda que se dice comunista, miembro del Partido Comunista, abiertamente. ¿Sabe por qué? Porque no hay comunista chileno que no sea demócrata. De Verónika se teme que use el poder, se ‘chavice’ y sea autoritaria. Después de la caída del Muro, todos los comunistas respetan la democracia. En el Perú no.

¿El debate sirvió? 

El formato fue muy malo, dos minutos para explicar las propuestas fueron insuficientes. Los conductores debieron cortar los insultos de Olivera, fue una cosa muy fea e inaceptable. Toledo y PPK hablaron de ellos y apelaron a la confianza. Me sorprendió que García no lo hiciera. Qué pasaba si decía “mi primer gobierno no fue bueno, pero el segundo sí lo fue. No se puede negar lo avanzado, todos lo reconocen. ¿Creen ustedes que no podría irme a mi casa? Pero intento una tercera vez porque los cinco años son muy pocos. Por eso me presento”. Tiene un gran ego, pero no habló de él. Ni una palabra.

¿Las divergencias no fueron extremas?

No. La gran diferencia está entre quienes quieren eliminar la Constitución de 1993. Si no ganan ellos, significará que el mandato económico está sobre lo político. Hay un pacto entre el BCR y el Ministerio de Economía. El lado bueno de esto es que evita que quien se siente en la silla no podrá hacer lo que le da la gana con la economía, ni echar mano de las reservas o tirarse la economía abajo con una política de subsidios.

¿Tiene un lado malo?

Sí, el mandatario está amarrado en las políticas sociales que el pueblo quiere. Otro tema fue el cambio de algunos artículos constitucionales planteados por García y Barnechea. PPK y Keiko aceptan la Constitución de 1993 cabalmente. Esos son los matices entre los candidatos. Verónika debe leer los informes de Cepal. El ingreso per cápita se ha triplicado en el Perú desde 1990 a la fecha. Hay pobres, pero es un país de propietarios.

No hay diferencias entre los principales candidatos, entonces…

Salvo Verónika, no. Pero se marcan grandes metas, no hay esperanzas, no hay un sueño. Son como gerentes que piden que confíen en ellos. No hacen política, se comportan como grandes patrones de una empresa.

¿Qué se juega en esta elección: recuperar el crecimiento económico del 2006 al 2011?

Es muy malo que tanto políticos como electores se peleen tanto. El Perú necesita estar muy fuerte y crear alianzas, pactos para enfrentar la depresión de la economía mundial, que va a durar, y la nuestra. Quien gobierne necesitará hacer política, eso que no nos gusta hacer. Juntarse, hacer alianzas, hacer acuerdos para robustecer la capacidad de negociación del Estado con el exterior. La manera de pelearnos nos indispone unos a otros durante cinco años. No se trata de que todo el mundo esté de acuerdo, pero no deben dejarse guiar por la pasión, sino por el interés público. Como en el fútbol, uno puede enfrentarse a un jugador, le sacan tarjeta, pero no puede matarlo.

¿Cree que, finalizada la elección, habrá acuerdos?

Bueno, no se han dado hasta el día de hoy. La política no es combate. Después del proceso debe venir la razón. Imagine si gana PPK o Verónika. ¿Qué hace si la bancada mayoritaria es de Keiko? Tienen que negociar pues.

¿El anti-Keiko desconoce la validez del voto de los ciudadanos que la apoyan…?

Eso es una barbaridad y una intolerancia. Todos somos iguales y el respeto es para todos. A mí no me gustaría que ganara Verónika Mendoza, la veo muy autoritaria, pero de ahí a demonizar su candidatura es otra cosa. No debe hacerse eso. Lo mismo con Keiko, a sus votantes, que no son pocos, se les dice que no forman parte del país. El deporte acepta que haya ganadores y perdedores, tenemos que aceptar eso para la política y respetar a todos.

¿Los mítines son un barómetro de la aceptación de un candidato?

De mi experiencia, a veces se llena las plazas, pero no las urnas.

¿Los conceptos de derecha, izquierda y centro aún permanecen o se los barrió el anti?

Permanecen vagamente. La derecha es intolerante y la izquierda también, no hay centro. La palabra ‘tolerancia’ no nos gusta nadita. La izquierda peruana es muy arcaica. Es la peor izquierda del planeta. No ha podido digerir ni el concepto de democracia, cree que es un periodo de acumulación de fuerzas, ni ha hecho las paces con el capitalismo. Este ha triunfado de una manera tremenda, no hay sociedad que no tenga capitalismo. Qué envidia tengo de los chilenos, los franceses, que tienen una izquierda moderna, son realistas. La peruana no supo marcar distancia en el momento que apareció Sendero, por eso no son populares.

¿Ve diferencias entre las propuestas de Keiko, García y PPK?

Ninguna. Se parecen muchísimo. Lo único es que PPK y García tienen experiencia. Pero no tenerla no es un problema tampoco. Es el mismo menú. Son oficinas que están en el segundo piso, la diferencia es que, en el primer piso de Keiko, hay una base popular, los que trabajan por su cuenta, el sector informal. Los otros no tienen propietarios ni capitalismo popular detrás.

¿Keiko tendrá, gane o no, cerca de 70 congresistas?

Creo que sí. Si es presidenta, el Parlamento le dará estabilidad al sistema. Si no gana, será un contrapeso a quien llegue al poder. La democracia es un sistema de contrapesos.

¿Esta primera vuelta puede ser como la del 2011, donde Humala sacó una buena votación?

Nunca compare una elección con otra, menos en el Perú. Igual que los pacientes, cada uno es diferente. Además le diría: ¿cuál gobierno, el del inicio, el de hoy? A Humala hay que agradecerle por lo que no hizo. Hubo rumores de golpe de Estado, quizá hubo un amago que se conjuró.

¿Los votantes de Mendoza no ven que La Gran Transformación fue impracticable?

Probablemente, acá no habrá garantes. Me hace gracia cuando Humala habla del poder como si estuviera fuera de él (ríe). Dice: el gobierno debe hacer tal cosa y él dónde está. Verónika representa más a la izquierda recalcitrante, no tiene nacionalistas.

¿El nacionalismo aglutina más?

Sí pues, es el sueño de Velasco, queremos una mano dura, firme. Y ahora se piensa que Keiko es la mano dura. Será muy bonito el final Verónika-Keiko.

¿Usted cree en las encuestas?

Para nada. Como decía Churchill, “solo creo en las encuestas que yo mismo mando a hacer” (ríe). De ninguna manera creo. Ahora han manipulado y siguen manipulando. Ellos crean la opinión. La gente siempre miente porque les da vergüenza.

¿Puede haber una sorpresa? 

Sí. Qué raro que el Apra no tenga el 30% de siempre, ¿no hay apristas?

¿La pareja presidencial ha intervenido en la elección?

Y cómo… No ha descansado ni un solo minuto. Debe tener mucho miedo con el tema de las agendas. Hasta podría llegar a un pacto. Luego del pinochetismo, del franquismo, no se llevó a gente ante los tribunales.

¿Que el secretario general de la OEA diga que son elecciones semidemocráticas lo hace impertinente?

Absolutamente. Fraude es cuando cambian las urnas y desaparecen votos, como en Venezuela. Decir fraude es una barbaridad. Almagro es muy imprudente, debería especificar en qué.

¿Al JNE le hicieron callejón oscuro?

Bien difícil su situación. Távara ha sacado a bailar a la fea, como dicen los venezolanos. O ha cabalgado el tigre. Bien difícil su papel. ¡Qué ley tan absurda, con ese artículo 42! Ha sido absolutamente preconcebida, parte de un plan para descalificar las elecciones y prolongar el gobierno. Ha habido algo muy feo que ya se sabrá con la historia. Ningún fraude. Guzmán no cumplió las normas y se quedó en la cúpula, no tenía partido. Acuña cree que porque editó el Quijote ya era el autor.∞

 

DATOS

Hugo Neira estudió Historia en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Allí tuvo como maestro a Raúl Porras Barrenechea.

Viajó a Francia invitado a trabajar en la Fondation Nationale des Sciences Politiques, y ahí recibe una segunda formación en Ciencias Políticas.

Fue director del Instituto de Gobierno de la USMP (2005-2006) y director de la Biblioteca Nacional del Perú (2006-2009). Es autor de «El mal peruano».

 

Publicado en Perú21, domingo 10 de abril del 2016

http://peru21.pe/politica/hugo-neira-se-marcan-grandes-metas-no-hay-esperanzas-suenos-2243462

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.