Las Bambas. Tempestad en los Andes y ausencia de Estado

Escrito Por: Hugo Neira 109 veces - Abr• 01•19

Las Bambas era el nombre de una minera. Y hoy el nombre de un problema gigantesco. La prensa limeña no ha cesado de informarnos. «Más de 200 días de tensión en el corredor minero» (EC, 18.03.19). «El diálogo se frustra por ataque en Yavi Yavi» (EC, 28.03.19). En efecto, «entrampado el helicóptero» y «los tres ministros, apedreados» (28.03.19). En total había pasado unos 50 días en que un grupo de comuneros de Fuerabamba impiden el paso de vehículos en la minera. El tema parecía ser la protesta por la detención en Lima del dirigente Gregorio Rojas. Y asesores legales sobre los cuales han caído tintas negras en los diarios limeños. En efecto, la Fiscalía investiga a  los abogados Jorge y Frank Chávez Sotelo por extorsión a la minera Las Bambas, «pretendiendo conseguir 100 millones». Es cierto, pero el problema es mucho más grande y más novedoso de lo que a primera vista parece ser una manipulación de aprovechados tinterillos.

La estrategia de la resistencia de los comuneros pasa por una mutación. Entre tanto, los vehículos de las mineras que trasladaban cobre hacia el puerto de Matarani en Arequipa, han cesado. Todo gira ahora sobre montos que exigen unas 38 comunidades de Challhuahacho (Plinio Esquinarila, Expreso, 29.03.19). Las Bambas no solo son Las Bambas. Y no es solo un asunto del Ministro de Transporte y Comunicaciones.

Las Bambas ha pasado, en cortísimo plazo, de las manos de una entidad suiza Xstrata Copper absorbida luego por Glencore Xstrata, a una entidad china, MMG Limited. A primera vista, nada hay de anormal. Salvo que, antes que llegaran los chinos, no solo se iba a construir una pista asfaltada sino un túnel —lo llaman mineroducto— de Las Bambas a Antapaccay. Pero la MMG china cancela la obra. ¿Quién gobernaba en el Perú? Nada menos que Ollanta Humala. Y la pregunta que podemos hacernos en esta hora crítica, ¿por qué no intervino el gobierno peruano? Por otra parte, hace rato que hay bloqueos. Lo dice sintéticamente el periodista Paolo Benza (25.03.19), a saber: «hubo huelga en el 2015, 3 muertos. En el 2016, 4 comunidades de Challhuahuacho, pueblo vecino a Las Bambas, bloquearon la pista reclamando por el polvo: 1 muerto. El MTC les pagó S/ 15.9 millones por el derecho a usar la vía. En el 2017, 4 comunidades del vecino distrito de Mara bloquearon de nuevo la pista».

Y no se diga que las mineras, y en especial Las Bambas, no han hecho gasto sociales y ambientales. ¿Sabe usted, amable lector, qué es la ciudad de Fuerabamba? En una ladera a unos 25 kilómetros de la mina, 441 casas de dos o tres pisos para los comuneros, y «colegios, postas, canchas de fútbol, y pistas asfaltadas, y edificios con lunas polarizadas, pizzerías y hoteles» (Gestión 08.12.17). ¿Qué les parece? Y son los que bloquean la mina y no dejan salir ni entrar a sus obreros¡!

El Perú está pasando por una mutación social y crematística. Billete, pe. Y el roce, negociación y conflicto entre dos titanes. Perdón por la métafora, pero no hay más remedio. Por un lado, las mineras. Por el otro, las comunidades campesinas. Pasemos de lo micro a lo macro.

En el Perú actual operan mineras transnacionales. Empresas de Australia, Canadá, Japón, China, México, Sudáfrica, Suiza y de los Estados Unidos. Véase el Directorio Minero del Perú. El dato es del 2005, acaso hay más empresas. Dicho de otra manera, sobre las 20 principales mineras transnacionales del mundo, operan 11 de ellas. Es enorme. Desde el año 2000, cuando gobernaba el país el muy odiado Alberto Fujimori, ya el promedio de exportaciones nacionales era minería, al 48,6%.

Ahora bien, lo que se llama ‘comunidades campesinas’ (sin contar con las que existen en la Amazonía), son numerosas. Han crecido, incluso después de la reforma agraria, se establecieron como comunidades las que bajo Velasco eran cooperativas. Hoy hay 7267 comunidades campesinas. En Puno, 1303; Cusco, 927; Huancavelica, 640; Apurímac, 476. El Estado peruano, ¿qué contacto tiene con esas comunidades, desperdigadas en las cuencas andinas y costeñas? Ninguno. Ni un teléfono, una laptop. ¿Cómo se puede gobernar sin partido, o sin operadores? ¿Y cuál es la actitud cuando mineras y comunidades se enfrentan, o negocian? Más de un ministro dice: «son líos entre privados». Extracción y gobiernos andinos. Y Pilato se lava las manos.

La exploración minera extranjera ha remecido la mentalidad de las comunidades vecinas. Localidad, territorio y glocalización. Ni globales ni locales, glocales. Tomo el término de Anthony Bebbington. Seamos claros. Se esta modificando la geografia y las expectativas. Los territorios rurales donde operan las empresas extractivas, dejan de ser tradicionales. Y todo cambia. El valor mismo de la tierra. Hay que tomar en cuenta que, «desde 1992, los denuncios mineros han aumentado de 4 millones a 22 millones de hectáreas» (Jeffrey Bury, cifras de CONACAMI, 2000). Estamos viviendo algo parecido a la fiebre del oro en California. Ya no es un tema solamente ambiental. Se revalorizan los recursos. Otros los llaman extorsión. Los terrenos en la sierra van hasta «los 50 mil dólares por hectárea» (entrevista de Mariella Balbi del 18.12.16, Perú21, al presidente de la Sociedad Nacional de Minería y Petróleo).

Los movimientos sociales no son los únicos actores en ese laberinto. Intervienen «campesinos, estudiantes, gente de la ciudad, activistas, organizaciones locales, instituciones públicas» (Anthony Bebbington, IEP/CEPES, 2007)). Y parte del gasto social de las mineras, es un fiasco. Es el caso de Nueva Fuerabamba. Muy moderna, un lujo, pero no tienen donde sembrar ni cuidar ganado. «Sus nuevas casas de dos o tres pisos de paneles de yeso les parecen fríos». «Prefieren sus antiguas chozas de adobe con techo de paja, calentadas con estufas de leña». Está surgiendo una capa social de comuneros, que aspiran a ser clases medias rurales. Y si es posible, ¡rentistas!

Publicado en El Montonero., 1 de abril de 2019

https://elmontonero.pe/columnas/las-bambas-tempestad-en-los-andes

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.