Perú, la esfera de los favores

Escrito Por: Hugo Neira 1.130 veces - Dic• 02•14

La Enciclopedia Galáctica es un invento futurista del gran Isaac Asimov, parte de su obra Fundación. Después de 29 mil años de caos, la humanidad recupera su perdida cordura y se escribe la historia de los tiempos bárbaros. Ahora bien, este recurso futurista fue usado por otros escritores, entre ellos Borges. Invito al amable lector a esta lectura anticipada del presente.

Enciclopedia Galáctica (año 1000 de la nueva era. O 3014 d.C.). Sorprende a nuestros cosmohistoriadores lo ocurrido en la zona andina, y particularmente en lo que entonces se llamaba el Perú. Al parecer, su crisis abisal arrancó a mediados del llamado siglo XX. Contrariamente a la opinión de los que lo vivieron, una cierta mejora en la salud y el estado de las madres se había logrado en los valles andinos. La población se triplicó, no así las tierras agrícolas. El resultado lógico fue la migración del excedente de la población a las grandes ciudades. Apareció entonces, una capa neourbana de mano de obra barata. Pero el Perú que los acoge era muy indolente y conservador. No se había realizado ningún intento de revolución industrial. Los nuevos urbanos improvisaron. Invadieron terrenos eriazos, e inventaron el resto, se autoemplearon. Como comerciantes, prosperaron. El país formal aplaudió estos cambios sociales. Pero cometieron el peor de los errores. No les dieron ninguna educación. Y ellos se conformaron con sus pequeños negocios.

El país siguió prosperando sin cuadros científicos y profesionales adecuados. Nada los preparaba a las mutaciones del siglo XXI. A diferencia de Brasil, los peruanos no anhelaban una vida activa y confortable sino llegar a ser millonarios, a como dé lugar. Nuestros cosmohistoriadores se han detenido asombrados en esa patología. Y una de las explicaciones es que el Perú, aunque se llamase República, en realidad nunca había dejado de ser una sociedad virreinal, del tipo que los despóticos Austria impusieron en las Indias. Un sistema fundado en la organización de privilegios y estamentos. Así, la gente se determina por el nacimiento, cierta forma de vida y de pertenencia. Blancos e indios se organizaron por asociaciones de «nobles». En el XIX y XX, tras señores territoriales e industrias por castas. A inicios del XXI, prolifera un tipo de peruano premoderno que ni paga impuestos ni obedece a ley o reglamento alguno. Unos los llamaron «achorados», y otros, «empoderados». El primero, carece de escrúpulos. El segundo, solo cree en sí mismo. La República se pobló de anticiudadanos. Incluso  los formaban en escuelas y universidades. La enfermedad invadió la esfera del poder. Llegar a Palacio era volverse sordo.

No entraron al capitalismo. El Perú nunca abandonó la virreinal esfera de los favores. En el pasado colonial, indios de nobleza y curacas; en los tiempos republicanos «gente con contactos». Y así proliferaron las mafias. Y «empoderados», orgullosos de su incultura. De acuerdo a esa divulgada creencia, cada peruano «ya sabía». Y el saber ajeno «les llegaba al pincho».  Todavía nuestros cosmohistoriadores no logran traducir esa expresión. En fin, a inicios del XXI, en Perú desaparece la idea de bien común. Su sola mención daba risa. Y así, un país llamado a otro destino se convierte en uno de los tantos países latinoamericanos africanizados, envuelto en interminables guerras tribales.

Publicado en El Montonero., 01 de diciembre de 2014

http://elmontonero.pe/columnas/2014/12/peru-la-esfera-de-los-favores/

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.