‘Runan Caycu’ o donde se cuenta la increíble historia de una película que no hemos visto*

Escrito Por: Hugo Neira 68 veces - Feb• 05•20

Como quiera que el nuevo organismo se ocupará de difundir, distribuir y exhibir, quizá el caso inconcluso del filme de Huillca permita una acción del nuevo Organismo Descentralizado. Quizá un brillante debut. El rescate de un filme, producido por peruano con premio Testimonio en La Habana, 1974. Que va y viene, del Cusco a Lima. Y que hace poco después de una entrevista con el Presidente Velasco, surgió, de ese encuentro entre Huillca y el Jefe de esta revolución, la extraordinaria decisión de hacer del Perú formalmente, lo que siempre fue: un país bilingüe. La aprobación del quechua como idioma oficial. He ahí, en pocas líneas, el trazo histórico de ese hombre andino, Saturnino Huillca, por nuestros días y la historia presente. Pero usted no sabe algo más. Hay también un film sobre la vida de Huillca. Un film que tuvo igual génesis que el libro-testimonio.

Nacidos ambos, libro y film, bajo el mismo impulso de comunicación y desvelo de la historia tremenda de las luchas sociales campesinas en el Perú contemporáneo. Ese film está terminado. Ha ganado incluso un concurso en Europa ‘La paloma de plata’, galardón en el Festival de cortometraje de Leipzig, Alemania (1974). Pero Usted no ha visto ese film en las pantallas limeñas. He aquí la historia de una vía crucis para  «hacer  cine», al interior de aparatos estatales. Los tropiezos y retardos de una película magnífica surgida bajo la dirección de Nora de Izcue, mi voluntad de que el pueblo conozca la vida de un héroe del pueblo del Perú: de Huillca. En negro y blanco, 16 y 35 mm. Unos 25 minutos de duración, cinema-verdad, sin actores, donde el mismo Huillca cuenta su vida, con retornos al pasado mediante recortes de diarios, trozos de noticieros, fotografías de archivo.

Runan Caycu es una de las mejores expresiones de un cine de  sinceridad y testimonio. Un álbum vivo y real de la historia concreta. Un episodio ejemplar y decisivo, el del despertar del pueblo andino, contado por uno de sus protagonistas. Solo el film de Malrauy sobre la guerra civil española, hecho sin embargo con artistas profesionales que aquí no se lucen, se le puede comparar. Pero usted no verá, todavía, este film en las pantallas limeñas. Lo que sigue, cuenta sin falsificación alguna, una forma de la frustración.

En primer lugar, qué trabajos se pasan cuando se intenta hacer cine desde un aparato estatal. A la ocurrencia, la Dirección de Difusión de SINAMOS, que entonces, yo dirigía. Y en segundo lugar, cómo se detiene, interrumpe y casi se olvida, un film magnífico, perdido en los laberintos de nuestra administración.

VOTO EN  ESPERA DE CINE-PERÚ

Todo esto, lógicamente, antes que naciera CINE-PERÚ.

¿Qué haría usted, lector, si fuera alto funcionario y se le ocurriese realizar una película? En primer lugar, le recomiendo que no lo haga. Pero si tan descabellada idea se instala en su mente, debe saber este elemental procedimiento: programe la película dentro de su plan bienal de operaciones.

Así fue el film sobre Huillca. Tuvo su partida de bautizo (presupuesto analítico de ONAMS, programa 2801, actividad 002, tarea 2002, Difusión, Subtarea 005 Ediciones Cinematográficas). ¿Cuánto iba a costar esa película? Increíble: de entrada, solo 28 mil soles en bienes (dos latas positivas de Kodak que sacamos de nuestro almacén, más copia de noticieros antiguos, más fotografías  de archivos periodísticos). Naturalmente, eso no era todo. En servicios se iban otros 270 mil soles. ¿Qué servicios? De moviolas, grabaciones en el Cusco, copia de archivos de la TV, de fotografías de la Biblioteca Nacional. Y lo que los cubanos iban a «cobrar», a cambio de circulación en Cuba del film, por sonido, grabaciones, mezcla de laboratorio, montaje, títulos, copias. También habían transferencias: pasaje de Lima a Cusco, etc.

¿Así de tan sencillo? No crean, no crean… Hay que firmar el contrato de locación de servicios profesionales entre el Director General de Administración y la ciudadana Nora de Izcue Fuchs «con domicilio, libreta electoral y quien en adelante se llamará la Directora». La pobre cobró, a lo largo de dos años y medio, 120 mil soles, o sea ¡a menos de 3 mil soles por mes! PORQUE LA OBRA QUE SE PODÍA HACER EN TRES MESES POR RAZONES BUROCRÁTICAS SE HIZO EN TRES AÑOS Y MEDIO Y TODAVÍA NO SE APRUEBA. Y, POR SUPUESTO, USTED NO CONOCE DE QUE PELÍCULA ESTAMOS HABLANDO AUNQUE ELLA SEA IMPORTANTE, COMO LO DECÍA EN EL GORRITO DE ARRIBA.

Y aquí comienza la vía crucis. Como no teníamos equipo, hubo carta a Telecine S.A. «Mucho les agradeceré efectuar el trabajo que será entregado por la señora Nora de Izcue, consistente en revelado y copiado de 4 rollos de negativos Plus X de 35 mm.» Como doña Nora tenía que irse al Cusco a filmar, a romperse para que le den 5 mil soles de viaje de viáticos (memorándum N°13-DGAE-DD-73).

Como no teníamos moviola, nuevo pedido para que la alquilasen en Industrial Andina de Cine. Como el permiso para la moviola no llegaba, feroz memorándum 258 DGAE-DD-73. Puesto que «el pedido está en la partida de servicios aceptada dentro del presupuesto de ONAMS para la realización de la película de Saturnino Huillca».

Además, explicar a los funcionarios de abastecimientos qué diablos era una moviola. Nuevo atraque  burocrático y nuevo memorándum, esta vez a Contabilidad. Por último, recibo de fondo provisional (con referencia a memorándum N°389-DASA-73, memorándum). Si no, no hay fondo provisional. Como había que comprar documentos sobre levantamientos campesinos del 58 (maldito Huillca, en la cantidad de vainas que estuvo metido y dejando su huella fotográfica por todos lados), apareció un Leopoldo Sagástegui con fotografías «de archivo de su propiedad». Fotos sensacionales. Nora y Liliana Zunic, asistente, decían: «sensacionales, comprar pronto». Feroz administración SINAMOS, decir: «no estar programado». ¿Por qué encontrar ahora? Por su lado, Sagástegui (Libreta Electoral 2304314. Dirección: Porta 567, Miraflores), decir: fotografía 18 x 24: 2 mil soles fotografía de 18 x 12: 800 soles. ¿¡Cuánto pagar!? Harta, Nora comenzar «comprar con su plata». Escribir carta violenta a Director de Difusión (o sea yo) «y porque fueron partidas que no salieron a su debido tiempo con lo cual tuve que afrontar personalmente dichos gastos». Y ahí entren en danza, Foto Larco, Hindú, Bazar Ohmure. Total: 9,755 soles. O sea, menos que los 10 mil soles del famoso fondo provisional. Huillca andaba ya medio filmado, pero sin voz. Aquí el tenaz Neira enviar memorándum N° 340 DGAE-DD-73, a Director General Apoyo Externo, diciendo: «Mucho le agradeceré se sirva gestionar ante D.A.S.A., se extiendan las órdenes de servicios respectivas, a fin de continuar los trabajos de sonido de la película Saturnino Huillca». Entre mucho agradeceré y menos se nos había ido el año de 1972, íntegro. Y otro medio año de 1973.

Agosto de 1973, se concreta la invitación del ICAIC de Cuba. Fruto de unas conversaciones personales mías en la propia Habana, con Carlos García Espinoza, Subdirector del ICAIC. Nora de Izcue, hace maletas. Previa carta a don Alfonso Salcedo, haciéndole saber que pare culminar el trabajo en La Habana se necesita diez mil pies de negativo en 35 mm y 5 mil pies de negativos en sonido de 16 mm. Salcedo eleva el pedido. Antes de irse, Nora hace un recuento del desarrollo de la película sobre la vida de Huillca. A estas alturas, hasta Nora había aprendido el lenguaje burocrático: «Paso a detallarle el estado en que se halla el trabajo y cómo se desarrolla dentro del presupuesto analítico para ello aceptado».

El presupuesto total de la película asciende a la suma de S/. 596,660.00. Divididos de la siguiente manera:

1) Investigación :                               17,800.00 S/.

2) Material:                                       56,200.00 S/.

3) Filmaciones:

            En Paucartambo                    8,600.00 S/.

            En Nicamarca                         24,600.00 S/.

           En Cusco                               11,400.00 S/.

4) Laboratorio                                               88,200.00 S/.

5) Honorarios (Director y camarógrafo) 130,000.00 S/.

6) Premontaje en Lima                      25,000.00 S/.

7) Música                                          20,000.00 S/.

8) Terminado de la película               214,860.00 S/.

Gran parte del trobajo se hizo en el año 1972, restando para el presupuesto de operación 1973-74, el presupuesto analítico que obra en vuestro poder, el cual se encuentra dividido de la siguiente manera:

Bienes:                                     28,000.00  S/.

Servicios:                               210,000.00 S/.

Transferencias corrientes         88,000.00  S/.

Del rubro 02.00 BIENES se han gastado S/. 20,480.00; restan S/. 7,520.00.

Del rubro 03.00 SERVICIOS se han gastado S/. 103,000.00; restan S/. 107 mil.

Del rubro 04.00 TRANSFERENCIAS CORRIENTES se han gastado S/. 5,100.00; restan S/. 82,900.00.

La etapa de filmación en el Perú está terminada, obra en mi poder el copión o copia de trabajo con la cual he procedido al premontaje de la película. El acabado se hará en los laboratorios del ICAIC en La Habana, por gestión del Dr. Carlos Delgado, Director Superior del SINAMOS. Como el viaje a La Habana fue postergado hasta el mes de agosto por hallarse el laboratorio recargado de trabajo, he procedido a adelantar en Lima, parte del trabajo que se pensaba hacer allá.

Se han realizado ya las transcripciones de los textos en quechua y se va a proceder a hacer el doblaje de las mismas el castellano. Al terminar la película se tendrá dos versiones, una en quechua y otra en castellano, con el quechua de «fondo». Hasta aquí, Nora.

A estas alturas, habían pasado 5,045 días del inicio de la película (un modesto cortometraje de 25 minutos en  negro y blanco). El Director de Difusión se había querellado con media administración de SINAMOS y el affaire Huillca andaba con un expediente como de preso politico. Jorge Suárez, excelente cámara de la película, hacía rato que nos había dicho adiós. ¿Necesitamos contar las dificultades de la compra de los pasajes Lima-La Habana-Lima? (Que, por supuesto, estaban en «el rubro 0419 del Presupuesto Analítico aprobado»). ¿De las veces que Nova Estudios Cinematográficos  tuvo que explicar por qué cobraba el alquiler de sus modelos de cámara y grabadora sincrónicas? ¿De las nuevas cartas de Nora, después que Roberto Savio planteó la posibilidad de filmar algunas tomas adicionales? ¿Qué se hicieron con equipo de 16 mm, y que, de nuevo, los cubanos, la ampliaron a 35 en su laboratorio? ¿De cómo le pidieron cuenta documentada por concepto de viáticos a doña Nora de Izcue y Eulogio Nishiyama (quien fue como traductor de quechua)?

Cómo, en fin, doña Nora, arribó el 18 de agosto a Cuba y trabajó hasta el 18 de octubre del mismo año? Memo: «El Instituto Cubano del Arte e Industría Cinematográficos (ICAIC) se hizo cargo de todos los trabajos necesarios hasta la conclusión del mencionado film, habiendo aportado los servicios y materiales que se expresan a continuación: En laboratorio: 322 mts. revelado negativo 35 mm., 322 mts. rush 35 mm., 182 mts. revelado neg. 16 mm., 182 mts. rush 16 mm., 75 mts. Du-Negativo 35 mm., 75 mts., rush 35 mm., 419 mts. ampliación y rush., 107 mts. Du-Positivo 16 mm., 4 rollos corte negativo (4 rollos) 1,800 mts. copias corrección (2 copias). En Edición: 17 días – 1 Editor; 17 días – 1 asistente de Edición. En Sonido: a) Servicios: 23 Hs. Audición y Transfer.; 1.30 Hs. Narración; 9 Hs. Re-Recording; 1.30 Hs. Pre-Vista; 0.30 Hs. Transfer. a Optico. b) Materiales: 4,788 mts. Magnético 35 mm.; 183 mts. Cinta 1/4. En Trucaje (Carteles sobre Impuestos) a) Servicios: 398 palabras de Imprenta. 160 mts. Cartel con Movimiento; 225 mts. sobre Imposición. b) Materiales: 485 mts. PF -2; 385 mts. DN-2 (Dup-Positivo); 36 mts. DN-2 16 mm. (Doble Perforación); 36 mts. PF-2 16 mm. (Doble Perforación). En Carteles no sobre impuestos: a) Servicios: 100 palabras de Imprenta; 35 mts. de Cartel con un movimiento. b) Materiales: 50 mts. PF- 2. En Créditos sobre Impuestos: a) Servicios: 30 palabras de imprenta; 1 cártel fijo; 10 mts. de sobreimposición. b) Materiales: 50 mts. de PF-2; 35 mts. de DN-2 (D.P.). En efectos: a) Servicios: 20 mts. de efectos ópticos. b) Materiales: 80 mts. DN-2;  80 mts. PF-2. En foto animación: a) Servicios: 245 mts. de foto animación. b) Materiales: 490 mts. de NP-55; 490 mts. de PF – 2».

Memo sobre lo que falta

Runan Caycu, el film en cuestión, necesitaría aún de algunos pasos para completarse. Ellos van desde trámites técnicos, administrativos, nacionales e internacionales. Pero que se reúnen en los siguientes acápites:

– De un lado entre el SINAMOS y el ICAIC. Todavía queda por definir la cuestión del pago de los servicios al Instituto Cubano de Cinematografía. Pago, bien entendido, simbólico. Se entiende que los cubanos se pagarían lo empleado en materiales y tiempos de trabajo —unos 5,000 dólares— en términos de permiso para distribuir en la isla (unas 500 salas de cine) la película peruana. Al hacerlo, dejan de importar algún film; y el Perú «paga» sin desembolso de ningún tipo. Este contrato debería concluirse así.

– De otro lado, desde Cuba debería enviarse  un «contratipo». Es decir, un negativo para obtener copia. Esto permitiría la distribución del film sobre Huillca en varias salas. El uso del contratipo quedaría en Difusión del SINAMOS que financió el film, verdadero propietario del material. El envío del contratipo es una gentilleza del ICAIC. Pero decisivo.  

– Luego, el film debería obtener permiso de distribución obligatoria. Y esto corresponde a la Junta de Supervigilancia de Películas, organismos calificatorios, la OCI, a su tiempo.

– Y entonces podríamos ver a Huillca narrando en la pantalla, la vida de Huillca.

– El film de Nora de Izcue, surgido un tanto en los acontecimientos que narra Cuzco, tierra y muerte (Lima, 1964), mi libro sobre las invasiones de tierras, la realidad misma, generosamente impulsado por el ICAIC, proyecto surgido en el SINAMOS, y que ha merecido, esa copia enviada fuera, un premio internacional. Repito: La Paloma de Plata de Leipzig.

– Un film en el que Nora ha puesto dos años íntegros de su talento.

– Y Huillca, su vida.

– La de varios millones de peruanos. Una vida-problema. Un film-test. Un documento impecable sobre el Perú de estos días.

 * Publicado en el diario Correo, Suplemento Suceso, el 17 de agosto de 1975

Artículo reeditado en Café Viena, 4 de febrero de 2020

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.