Siete reinos tras una Corona

Escrito Por: Hugo Neira 1.644 veces - Abr• 14•15

Es el otro nombre de la serie de televisión Game of Thrones. Ya arrancó en Lima.  Filmada en 5 países, en 151 sets, ha arrasado con audiencia y premios. Cada episodio con la minuciosidad de un gran filme. Es un giro, me atrevo a decir. Tiene de gran producción como Ben Hur o La guerra de las galaxias, con la ventaja de tener al espectador en casa. Pero claro, no siempre hay un David Benioff, el creador, y George R. R. Martin, el escritor. La actual temporada no me la voy a perder. Aunque sigo la otra serie, la limeña. La saga de los siete reinos peruanos por la misma Corona, la del 2016. Entre ambas series, la ficcional y la real,  hay extrañas concomitancias.

Visitando librerías, me doy con un título, Las desigualdades en el Perú (IEP, 2014). Con una introducción de Julio Cotler, y me llama la atención un párrafo que prefiero encomillar. «Es así como, entre 2001-2010, el país creció 72%: 32% durante la administración de Toledo y 40% en la de García» permitiendo que «entre 2004-2009, la pobreza se redujera de 49% a 35% (31% en 2010)»  «y la extrema pobreza descendió de 17% a 12%». Bravo Julio, por dos cosas. Por un lado, admites y con cifras lo que niegan cerradamente los rivales de Alan García. No le conceden ni un ápice. Por otro lado, añades un juicio crítico: «Los contradictorios resultados del crecimiento económico se han visto acompañados de un creciente malestar social». Es cierto, coincido. Es contradictorio pero es real. El enigma del Perú. O de repente tiene razón el investigador japonés Yusuke Murakami, los peruanos esperan siempre un salvador (Perú en la era del chino). Si es eso Acuña, Urresti, ¿las urnas son la lotería política de los pueblos que han dejado de leer?

En Game of Thrones, la lucha política funciona por Casas. Casa Tully, Casa Tyrell, Casa Martell. Aquí también. Una de esas Casas, acaso la de mayor organización, se reunió en un gran local, el magnífico Teatro Nacional, con ocasión de la presentación de las obras de Alan García. Nueve volúmenes, 5000 páginas, teatro repleto, 1500 personas en las inmediaciones, pero estamos en el país de los 7 reinos sin Corona y ni una línea en los periodicazos, o algún chistecito, además muy malo, “las páginas vienen solas”. No, pues. Así está el nivel de los opinólogos. Alan García, el orador, prefirió esa noche leer su texto. Miren bien lo que digo. Fue algo como un manifiesto a la nación, y no solo a su partido. Se dirigió a los que creen que escribe para «volver al poder. Nada más inexacto. Creo haber cumplido la misión que me fue impuesta por las circunstancias y por mi fe». Puede que me equivoque, me sonó a un adiós. Interpreto: miren lo que he hecho, 36 años de reflexión y de acción, ya está bien. Si no me quieren como presidente, allá ustedes.

Game of Thrones versión peruana, está en marcha. La nuestra es más modesta, filmada solo en el país, pero igual con enemistades hereditarias. ¿Han copiado nuestra historia?  Y Lima cada vez más caliente, cercana como ciudad a Desembarco del Rey. ¿Pero quiénes son los que tienen en la mano los dragones que echan fuego por la boca? Que el ciudadano lector haga su juego de analogías. Y como dicen, en la serie, en cuanto el público se apasiona por un personaje, lo eliminan. Por acá también. En la serie a espada y veneno. Acá, con juicios, chismes, medios de prensa, reglajes. Voy a seguir sendas series. Se parecen. En la americana, el pueblo está pintado, todo ocurre entre elites medievales. Lo segundo es que, realidad o ficción, nadie sabe qué va a pasar.

Publicado en El Montonero., 13 de abril de 2015

http://elmontonero.pe/columnas/2015/04/siete-reinos-tras-una-corona/

 

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.