De nuevo la sorpresa en Chile

Escrito Por: Hugo Neira 208 veces - May• 15•23

Dos años atrás, el 19 de mayo 2021 y en este mismo portal, le explicaba al amable lector qué estaba pasando en Chile con la elección de los 155 Constituyentes que iban a instalarse el 4 de julio para redactar una nueva Constitución. Pues había una sorpresa, la emergencia de una fuerza que nadie esperaba: 48 “independientes” salieron elegidos. Los partidos políticos clásicos, en cambio, fueron castigados. La coalición de centroderecha, Chile Vamos, solo sacó 37 escaños, no había logrado un derecho al veto. “Estamos siendo interpelados por nuevas expresiones y nuevos liderazgos”, dijo el entonces presidente Piñera. No había ganado la izquierda tampoco sino el “pueblo”, lo que para mí representaba un cambio cultural de orden social más que político. Estaba claro pues, como lo señalé entonces, que iban a mandar los “independientes”, cosa que despertó interés a nivel internacional. Los “independientes” resultaron ser el ciudadano corriente, el que no tiene líder, y que se preparaba a dialogar con otras fuerzas. Todo indicaba que lo que estaba pasando en Chile era un giro en la historia de la política, algo que nos recordaba la genuina ‘soberanía del pueblo’ de Rousseau.

Lamentablemente, el trabajo de los convencionales, a lo largo de doce meses, no estuvo a la altura de las expectativas de la ciudadanía. El texto final fue rechazado de manera contundente, por un 62% de electores y una muy alta participación debido al voto obligatorio. Se acordó entonces un nuevo proceso, impulsado por la coalición de izquierda en el poder. Recobró protagonismo la política y los partidos políticos, también los “expertos”, una necesidad según la interpretación que se hizo del Rechazo del 4 de setiembre pasado. La votación de los nuevos constituyentes, que era obligatoria, tuvo lugar el domingo 7 de mayo. El Servicio Electoral había dispuesto una novedad práctica e inclusiva para facilitar el sufragio de los adultos mayores y los discapacitados, el “voto asistido” (o sea, la urna que viene a uno mientras espera sentado en un espacio preparado, con facilitadores especialmente presentes para ello), y además, sillas de ruedas a disposición, para dar solo unos ejemplos. Competían cinco listas de partidos o de pactos electorales, dos y tres respectivamente. El Partido de la Gente (PDG) y el Partido Republicano (PR), uno populista y otro conservador. Chile Seguro (alianza de centroderecha), Unidad para Chile y Todo por Chile, dos alianzas que representaban a la coalición del presidente Boric y a la centroizquierda.

Y de nuevo, otra sorpresa, acaso varias sorpresas. De las cinco listas en competencia, dos no formaban parte del Acuerdo para un nuevo proceso constituyente. Se trata del Partido de la Gente y del Partido Republicano del excandidato presidencial JA Kast. Del nuevo Consejo Constitucional (ya no se habla de Asamblea Constituyente) que fue reducido a 50 escaños, salió una mayoría inesperada de 23 escaños, y con derecho a veto, del Partido Republicano, es decir lo más conservador de la oferta. Con 11 escaños conseguidos por Chile Seguro, la derecha suma 44 escaños y arrincona a las listas de izquierdas que entre ambas solo sacaron 16 escaños. La hegemonía de la derecha es la segunda sorpresa, y solo dos años después de su castigo electoral en el proceso anterior. Una tercera, es el voto de castigo para Todo por Chile, la centroizquierda, que prefirió desmarcarse de la lista de la coalición que gobierna, Unidad para Chile. No consiguió ningún escaño (como tampoco alcanzó uno el Partido de la Gente). Otra sorpresa más, y un mensaje tal vez, es el voto nulo (16,98%) que junto con los sufragios en blanco ha sumado 21,54% de los votos emitidos. Los pueblos originarios consiguieron un escaño supernumerario.  

Una semana después, la interpretación de esos resultados tan contrastados entre la ex Convención Constitucional y el Consejo Constitucional ocupa la clase política y la ciudadanía entera. Al representante de la encuestadora Criteria, Cristián Valdivieso, se le ha preguntado cómo entendía que un proceso constituyente que se originó en un estallido social terminara en manos de la derecha conservadora. Y respondió que se ha dado un proceso fuerte de desideologización de la sociedad y otro de dilución del famoso clivaje del Sí y No. Que la izquierda, tan elitista, tan universitaria, se olvidó de la importancia del crecimiento económico, de la pega (trabajo en chileno), y de la vida cotidiana con narcotráfico y la violencia. Los republicanos ganaron a lo largo del país, triunfaron en 250 comunas de las 346 que tiene. Incluso en la región Valparaíso, sacaron más votos (37,2%) que la lista del oficialismo, Unidad por Chile (35,3%). Y progresaron en la región metropolitana consiguiendo el 32,1% de los votos, bien pegados a Unidad por Chile que consiguió el 33,2%. El republicano Cristián Valenzuela lo explica por una “buena campaña, el sello identitario del partido”. “Pusimos la política de cara a la gente, hablamos con la verdad junto a un momento muy malo del gobierno. La agenda de Chile hoy es la agenda de los Republicanos en temas como seguridad, inmigración descontrolada” (La segunda del 12/05/23). Mucho se habló de la teoría del péndulo pero según varios comentaristas del mismo diario, no hay tal fenómeno en la historia de Chile. “Lo que hay es una ciudadanía castigada por la delincuencia y que demanda bienes públicos como seguridad, educación, salud y pensiones” (A. Luengo). Otra opinión:  “El péndulo es un consuelo para el fracaso de algunos políticos. El resultado no fue predicho por nadie” (M. Somarriva). Y la ministra de la Mujer, la señora Antonia Orellana, no teme la actuación de los Republicanos pues los considera una “fuerza política articulada, con densidad y con financiamiento y nexos internacionales, con visión de país”.

Lo imprevisto. Siempre en mi vida que empieza a ser larga, he sido atento a las emergencias

de lo nuevo. Lo imprevisto forma parte de ese futuro inmediato, nos guste o no.

Publicado en El Montonero., 15 de mayo de 2023

https://www.elmontonero.pe/columnas/de-nuevo-la-sorpresa-en-chile

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.