«¿Cuándo se jodió el Perú?» En diez errores

Escrito Por: Hugo Neira 301 veces - May• 25•20

Nunca me gustó esa frase. Dilema tonto, puesto en la boca de Zavalita, personaje de «penosa sensación de mediocridad», dice José Miguel Oviedo. Y nosotros, como si se tratara de Hegel o de Kant, «miramos la Avenida Tacna, sin amor; edificios desiguales y descoloridos, esqueletos de avisos luminosos» en la novela de Mario, y entonces, en el día gris nos decimos, ¿en qué momentos se había jodido el Perú? Y ya somos filósofos y sociólogos¡! Falso dilema. Una persona puede realmente joderse si mata a alguien o roba y lo descubren¡! Pero las naciones se recomponen. La Alemania hitleriana que sigue a su Führer en la invasión a Rusia, se jode y pierde la guerra. Pero la Alemania de hoy es una gran potencia y una sociedad demócrata. Es otra Alemania. He aquí un caso de polimorfia.

¿Cuándo se jodió el Perú?

1. Cuando asume el cargo de protector de la Confederación Perú-Boliviana, el mariscal boliviano Andrés de Santa Cruz, uno de los vencedores en la batalla de Ayacucho, y a la vez, presidente del Perú (1827) y de Bolivia (1829-1839). Para Chile fue una muy mala noticia. La idea de reunir esas repúblicas era la esperanza de varios líderes peruanos, como Xavier de Luna Pizarro, José María de Pando, Vidaurre y a ratos, Agustín Gamarra. Chile entonces declara la guerra a la Confederación y su ejército llamado Ejército Restaurador invade el sur. Luego hubo una segunda expedición chilena, a la que se suma el presidente del Estado Nor-Peruano, Luis José de Orbegoso. Santa Cruz es derrotado en 1839 y parte en exilio a Europa. Todo esto ocurre 41 años antes de la Guerra del Pacífico.

2. El Perú había comenzado a joderse cuando en 1874, el presidente Manuel Pardo renuncia a adquirir las naves de guerra contratadas por el presidente anterior, José Balta. Sin embargo, Ramón Castilla había dicho: «cuando Chile compra una nave de guerra, hay que comprar dos». Pero Manuel Pardo creía en los acuerdos internacionales y decía a sus allegados que tenía dos fragatas, «Argentina y Bolivia». En política no se puede ser ingenuo, y él lo era. Además, en secreto, en 1873, se había firmado un tratado de alianza defensiva entre Bolivia y Perú. Y eso fue otro gran error.

3. El Perú se jode cuando el 8 de octubre, en el combate de Angamos, pierde a Grau y al monitor Huáscar y el país, la guerra. El enemigo tenía el dominio del mar, y de ahí, se inicia la ocupación y el Perú pierde las riquezas del salitre. Los historiadores chilenos lo admiten, «el fin de la guerra permitió a Chile contar con una serie de nuevas e importantes riquezas minerales. Chile vivió uno de los periodos de mayor riqueza de su historia» (Nueva historia de Chile, Pontificia Universidad Católica de Chile, 2011).  

4. El Perú se jode cuando el presidente Mariano Ignacio Prado decide dejar el país en plena guerra y el gobierno queda en manos de un general anciano. Al poco tiempo, el golpe de Estado de Piérola. Ese viaje, no era necesario, para comprar armas bastaba con enviar a uno o dos comisionados. Entonces, ¿por qué dejar la gobernabilidad? No obstante, cuando retorna en 1886,  «numerosas personalidades lo recibieron». Muere en París, en 1901. Hasta el día de hoy, la familia Prado intenta salvar la honra de ese presidente en fuga, pero historiadores como Jorge Basadre y el norteamericano Markham «han censurado la necesidad del viaje de Prado a Europa». Solamente a fines del XIX,  y gobernando Piérola, se funda una Escuela de Guerra. Paradojas del Perú, el montonero  reforma al ejército contratando una misión francesa.

5. El Perú se jode cuando Leguía gana las elecciones presidenciales en 1919. Fue el vencedor pero «faltando pocos días para su asunción al mando, encabeza un golpe de Estado. Fue una época en que se restringieron las libertades públicas. Turbas asaltaron los talleres de los diarios de oposición» (Wikipedia). Leguía mandaba al exilio al católico conservador Víctor Andrés Belaunde y el joven dirigente universitario Haya de la Torre, por igual, fuera del país. En el Oncenio la figura del presidente fue adulada a límites extremos. El Congreso lo declaró Prócer de la República en 1928. Dos años más tarde, es derrocado. Y luego de tantos arrumacos y halagos, lo dejan morir en una fría celda. Con Leguía se inicia en el Perú un estilo de gobierno personal y autocrático. Militares y civiles lo han imitado a lo largo del siglo XX.

6. El Perú y el aprismo y la posibilidad de un régimen de socialdemocracia se va al diablo cuando la foto de Haya de la Torre, en almuerzo con Odría y Pedro Beltrán, llega al público, y una buena cantidad de apristas deciden no seguir al Jefe. Entre ellos, Alfonso Barrantes, Carlos Delgado, Luis de la Puente Uceda, que muere en Mesa Pelada.

7. El Perú se vuelve a joder cuando en la noche del 17 de mayo de 1980, en el distrito de Chuschi, ocurre el primer atentado terrorista de Sendero Luminoso. Las ánforas y las cédulas de los 2000 electores de ese pueblo ayacuchano fueron robadas y quemadas. Había nacido Sendero. Y como dice Constante Traverso en La Izquierda en el Perú, Sendero es un giro hacia el culto a la personalidad de Abimael Guzmán Reinoso, quien se autoproclamó «el más grande marxista-leninista-maoísta viviente». Se había muerto Mao. Lo peor es que le creyeron. Patético. En esa guerra que Abimael Guzmán declara al Perú, han muerto unas 70 mil personas, entre ellas, la mayoría campesinos (ver Comisión de la Verdad).

8. El Perú se jode cuando el joven presidente Alan García anuncia, un inolvidable día, el 28 de julio de 1987, la estatización de la banca. Eso hace nacer a un rival político, Mario Vargas Llosa. En cuanto a Alan, menos mal que pudo retornar a Palacio, mostrando su pericia en su segundo gobierno.

9. El Perú se jode en las elecciones presidenciales de 1990, cuando el candidato —un hombre admirado en el mundo entero— sufre una derrota inesperada. Se puede discutir largamente esa sorpresa. Para muchos, entre ellos Enrique Ghersi, no fue tanto el peso del contricante —Alberto Fujimori, era un Rector desconocido en política, y Mario un candidato joven, nuevo, le bastaba el FREDEMO— pero levanta el brazo de Fernando Belaunde y el de Luis Bedoya Reyes. Sin duda hombres honestos, no era un acierto, el pueblo los veía como «lo de siempre». Mario pierde por sus propios discursos. Su error fue la sinceridad: atacó al aprismo, a la izquierda, a los empresarios y a los militares. Y a todas esas fuerzas sociales y políticas, nos les deja otra posibilidad de frenarlo que votar por Fujimori, sin imaginar lo que se venía con el desconocido «chinito». Hay un buen texto sobre este episodio peruano, de Carlos Zuzunaga: Vargas Llosa: el arte de perder una elección. De modo que Vargas Llosa mismo, es parte de la cuestión planteada por su personaje Zavaleta. ¿Cuándo se jodió el Perú? Cuando Mario quiso ser presidente y lo derrota un desconocido.  

10. Entre el 2005 y el 2014, Odebrecht y otras empresas brasileñas reparten millones de dólares americanos para pagos de sobornos. El daño moral, social, político y económico es incalculable.   

Mínima reflexión

Y como dice Alfredo Bryce Echenique, «la gran cagada y ¡viva el Perú!». Cabe preguntar si el Perú se jode repetidas veces, ¿es la culpa de quién? ¿De la oligarquía? Ya no la hay. ¿De la CIA? Un filósofo español, desconocido en Lima, José Antonio Marina, ha explicado qué son «las culturas fracasadas». Me pregunto si vamos por ese camino. Hace veinte años que llega a Palacio una caterva de improvisados.1 ¿Y quién los pone en el sillón? Los mismos peruanos. Acabamos de descubrir que la informalidad es nuestro peor defecto, no nos habíamos dado cuenta hasta que llega el Covid-19. El mito del Perú en progreso acaba de hundirse. 3/4 de la población con trabajos precarios, sin servicios de salud, con la peor educación, no es una plataforma para saltar a la modernidad y al bienestar. Sin perder la democracia, hay que removerlo todo.

1 Caterva quiere decir un montón de gente desordenada.

Publicado en El Montonero., 25 de mayo de 2020

https://elmontonero.pe/columnas/cuando-se-jodio-el-peru-en-diez-errores

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.