“La embarraron con la ley electoral de último minuto”. Entrevista

Escrito Por: Hugo Neira 1.232 veces - Mar• 21•16

“Es cierto que en el Perú no solo se vota con el corazón y el cerebro, sino con el hígado”, afirma sociólogo.

 

HUGO NEIRA ANALIZA ESCENARIO POLÍTICO

 

____________

—¿Qué ha pasado para que en estas elecciones triunfe la antipolítica, es decir el antiaprismo, el antifujimorismo o el anti-PPK, si el que va adelante en las encuestas o el que va a ganar no es de su agrado?

 

Nada que no sepamos, ¿no? Hay un sector muy grande que no quiere sino un presidente a su agrado. Pero esas exigencias son buenas cuando vas a un restaurante o a un cine. Lo que cuenta no es quien gane, sino que haya elecciones. La democracia es una consulta, en la que forzosamente da lugar a mayorías y minorías. Para soportar su incertidumbre se precisa de fair play (juego limpio).

Pero eso nos falta. También en los estadios cuando al equipo de nuestros amores lo están goleando. Está claro que el fútbol y las urnas están hechos para pueblos flemáticos como el inglés. Esa vaina nos cuesta. Con eso respondo a la segunda parte de su pregunta.

La primera es lo de la antipolítica. Mire, esa tendencia tiene una historia. Arranca con Alberto Fujimori, cuando hablaba de la partidocracia. Ahora bien, del 90 a la fecha han pasado 26 añitos. E incluso el libro excelente de Carlos Iván Degregori sobre la antipolítica ha envejecido. Creo que hoy es un mito. Nunca ha habido más candidatos presidenciales y al Congreso, etc.

Pero hay una manera de hacer política que consiste en hablar de la antipolítica. Se parece a cuando las primeras vendedoras ambulantes, fuera de los mercados formales, igual vendían en sus mercadillos. Todo el Perú está politizado e inventan sus partidos. Dejemos de mentirnos.

En esa perspectiva, ¿cómo es eso de que es mejor que esté vacío el sillón de Palacio de Gobierno a que en él se siente la hija del chino (Keiko Fujimori) y menos aún lo ocupe Alan García, como usted lo señala en una columna?

¿Se refiere a mi artículo en El Montonero?

—Y que también está en su blog.

Vale la pena recordar el título del artículo: “El sillón vacío”. Era una metáfora. No un deseo. Le agradezco esta pregunta, me permite aclarar malentendidos. No estaba diciendo que nadie debe gobernar, sino que ha quedado herida la legitimidad. Por lo demás, eso lo está diciendo todo el mundo, hasta los recién llegados de la OEA.

Escribir sobre política limeña es un género costumbrista. Y a mí me encanta, y acaso al lector, recurrir a giros satíricos, es decir a escribir como habla la gente. Con sus malas palabras. Por lo demás, yo no digo jamás “la hija del chino”, digo la señora Keiko. Con más razón con Alan García, que es mi amigo. Estaba parodiando a lo que piensa y dice mucha gente. Exhibiendo sus prejuicios. No mis sentimientos. Y en esa frase, “que se siente la hija, etc.”, no hablaba yo. Soy sociólogo. O sea, observador.

Recojo entonces el aire del tiempo, dicen los franceses, el Zeitgeist se dice en alemán. Se capta, no está en las encuestas. No escribo solo lo que yo pienso, me atrevo a decir lo que otros sienten. Con humor, que buena falta nos hace, crónicas de creencias, prejuicios y leyendas urbanas que en Lima abundan. ¿Ok?

—¿Cuál es la responsabilidad del gobierno y del Congreso de hacer tantas reformas electorales y reglamentarismos torpes que obviamente han generado el desmadre que observamos?

Toda. ¿El gobierno? Vaya, no nos enteramos. Pase lo que pase, la vacancia presidencial cesa el próximo 28 de julio. Y el Congreso. La reforma electoral, del último minuto. La embarraron.

—Hay voces que señalan que en el Perú no solo se vota con el corazón y el cerebro sino con el hígado. Y estos últimos, los hepáticos, que al parecer son mayoría, detestan la política, odian a los partidos. ¿Cualquier reforma que ordene las futuras elecciones no debería tomarlos en cuenta?

Voces no. Lo dice Carlos Meléndez en sus crónicas. Lo digo yo y medio Lima. Sí pues. Ahora bien, mi postura es respetar la opinión del otro, aun si vota sin razonar, eso quiere decir con el hígado. Pero la democracia, mi querido amigo, se funda en el ciudadano racional y responsable. Si él falla, todo el sistema vacila.

Tener votantes no significa tener ciudadanos. ¿Y quién tiene la culpa de eso? Los individuos no pasan a la categoría de ciudadanos porque las instituciones no respetan sus derechos. Mientras no se renueve el Poder Judicial, no tenemos ciudadanos sino súbditos, lo han dicho varios: Sinesio López, Eduardo Dargent. Y por mi parte, insisto y firmo.

—Esta confrontación entre el partido de los anti o de los hepáticos, ¿qué es lo que en realidad quiere para el Perú? ¿Deslegitimar las elecciones so pretexto de la exclusión de César Acuña y Julio Guzmán?

Eso está claro, ¿no?, lo de deslegitimar las elecciones. Lo de que quieran algo para el Perú, es usted generoso. Es en lo último que esas corrientes de voto emotivo piensan. ¿En el bien común? ¿En el interés general? Por favor. Esos principios les parecen huevadas. Gracias a ellas, y no repito la palabra lisurienta, han progresado otras naciones. Pero ya sabemos, un peruano no tiene nada que aprender de otro país. ¡Somos lo máximo!

—¿O no estarán ya agotados los partidos históricos, encabezados por el Apra, incluido obviamente Acción Popular, el Partido Popular Cristiano y la izquierda tradicional, que vienen de las repúblicas oligárquica, populista y democrática?

Puede que sí, es una hipótesis. Pero eso deben determinarlo esos casi 23 millones de votantes. No unos cuantos. Lo de las repúblicas, no lo entiendo. Comenzamos desde hace poco a tener vida republicana, ya van cuatro periodos de cambiar de presidente sin agarrarse a tiros. Res publica. La oligarquía era un estrato social. Lo de populista es una manera de hacer política. Lo de democrática puede ser derechas e izquierdas.

 

¿EL FUJIMORISMO SERÁ EL APRISMO DEL SIGLO XXI?

—El politólogo Carlos Meléndez sostiene que en esta campaña se observa en el Apra “la fe de los sobrevivientes”, y que el fujimorismo va camino a convertirse en el aprismo del siglo XXI.

Tiene razón. Como ve, el cambio generacional en las ciencias políticas está garantizado. Pero, le haría una serie de reparos. A diferencia del Partido Aprista de los años treinta, no tiene mesianismos, ni fervores debido a las persecuciones, lo que lo hace de otro humor. Y como condición social, es totalmente nuevo y diferente. Clases emergentes, sectores fragmentados, gente de pymes que no tienen solidaridad entre ellos. El aprismo fue un partido de obreros, artesanos, empleados públicos y clases medias profesionales y que, en general, vivían modestamente. Hoy no. Todos nos estamos enriqueciendo. El pueblo aprista era más chiquito.∞

 

SIMULACRO DE IPSOS

______________

El último simulacro de intención de voto de Ipsos Perú, publicado en El Comercio, reveló que la candidata de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, continúa en el primer lugar de las preferencias electorales con el 38.3 % de los votos válidos, seguida de Pedro Pablo Kuczynski (15.1%) de Peruanos por el Kambio (PPK); Alfredo Barnechea (14.6 %) de Acción Popular; y Verónika Mendoza (14.1%) del Frente Amplio. Alan García, de la Alianza Popular, continúa en quinto lugar (8.7 %).

 

Publicado en diario Expreso, lunes 21 de marzo del 2016

http://www.expreso.com.pe/politica/la-embarraron-con-la-ley-electoral-de-ultimo-minuto/

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.