Banquero y filósofo. Un destino francés

Escrito por: Hugo Neira - Mai• 12•17

La victoria de Emmanuel Macron puede entenderse sumariamente a dos niveles. Efectos en Europa y en el contexto de la geopolítica mundial. Y como la necesidad de ser culto para ser Jefe de Estado en el caótico mundo que vivimos.

Macron es un hombre con suerte, con buena estrella. Se pensaba que el voto populista por Trump iba a inspirar a los electores en Francia. Ha ocurrido lo contrario. Un liderato personalista como el de Trump, sus primeros pasos, nada felices, no han ayudado a la candidata del FN, ¡al contrario! No han querido un Trump con faldas. Por otra parte, los franceses observan a pie juntillas las engorrosas negociaciones de Gran Bretaña en su divorcio con la Unión Europea (UE). Los ingleses se salieron de golpe sin negociar acuerdos comerciales y aduaneros. Tenían una serie de ventajas con la adhesión a la UE, y las han perdido. En Francia, la señora Le Pen, tozudamente, siguió insistiendo en la ruptura cuando 3 de 4 franceses no ve como sensato el salirse de la UE. Macron, en cambio, propuso otra cosa: discutir los esquemas de la UE, pero desde dentro. Y ganó. Quienes han perdido es Trump, Putin, y el turco Erdogan.

Macron sorprende. Como francés, se ubica dentro de la clase política, puesto que fue Ministro. Y a la vez fuera de la misma. Ha ganado las elecciones con un movimiento que no es ni la izquierda ni la derecha. Macron es un momento en que los dos grandes partidos franceses, socialistas y republicanos (o conservadores liberales), recapaciten y cambien de caras y programas. El fenómeno Macron obliga a todos los aparatos políticos a renovarse. Es probable que llame a unos y otros, y sin duda, gente sin partido pero valiosa. O sea, la sociedad civil.

En la política peruana, ¿qué lección se deduce de Macron? Son valores suyos la libertad, la empresa, el mercado (ha hecho fortuna como banquero), todo lo que podríamos llamar el liberalismo. Pero, en sus valores están también la solidaridad, los derechos sociales, ocuparse de inmediato de la brecha que hay entre los que trabajan y los que están en el paro. Cuenta en su destino político el inmenso bagaje de su formación en las Altas Escuelas de París. No llega en Francia, a la presidencia, gente inculta como nos ha estado pasando en los últimos años.

Publicado en Caretas n° 2487 del 11 de mayo de 2017

http://caretas.pe/politica/79027-banquero_y_filosofo

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.