«Cada región es un feudo con nuevas oligarquías depredadoras»

Escrito Por: Hugo Neira 1.400 veces - Ago• 31•15

Entrevista El Comercio

            Preguntas: Ricardo León A. 

 

«El destacado intelectual, autor de Hacia la tercera mitad, Cuzco, tierra y muerte y otros textos imprescindibles sobre lo que ocurre en las venas políticas del Perú, explica qué ha fallado en la búsqueda de una representación regional.

                                                                    ———————

En una entrevista anterior decía que se estaban juntando varias crisis: una crisis de régimen, una institucional y una social. Cuando observa la sociedad peruana actual, ¿qué es lo peor que ve?

Hay una idealización de la acción inmediata de masas, que reemplaza un tanto al viejo activismo, pero en un marco social de caos espontáneo. La protesta es una seña o mensaje, una manera de hacer política sin la política. Veo una sociedad cada vez más ingobernable.

En declaraciones a Perú21, usted comentó que este país está fallando al darle más democracia a las representaciones regionales. ¿Qué está fallando en la política regional?

Antes teníamos a un diputado que representaba a la gente; el sistema actual —por listas— no permite la identificación del ciudadano con su representante. La Cámara de los Comunes está formada por más de 600 representantes pero es pequeña. Nunca están todos reunidos, ¿sabes por qué?, porque deben estar viajando, consultar a los ciudadanos y regresar con sus demandas para debatirlas.

¿Cómo logramos armonizar el poder con la base? Carlos Meléndez habla de los ‘brokers’, intermediarios políticos.

El descentralismo no lo hemos sabido hacer. Cada región es un feudo con nuevas oligarquías depredadoras. Hemos optado mal.

¿Se imagina algún modelo aplicable al Perú?

Se debe repolitizar con cámaras chicas, como congresos pequeños en cada provincia, llevar el debate a lo local. Sartori lo dice: hacer una democracia de cercanías.  Se puede tener como modelo el sistema de los Estados Unidos de México o Estados Unidos de Norteamérica, donde el poder central interviene cuando es necesario. Es como cuando ves una película norteamericana y hay un incidente: primero aparece la policía local; pero si el incidente es mayor, llegan entonces los federales, se acabó el problema.

Alejandro Toledo intentó la descentralización. ¿Qué falló?

El expresidente Toledo me pidió que estudiara el tema de la descentralización. Por citar un ejemplo, el sistema de las autonomías en España tiene una línea fundamental que separa lo que son las competencias de las regiones autónomas y las del Estado. El Estado tiene como competencia nombrar embajadores o controlar las fuerzas armadas; no hay 17 fuerzas armadas, solo hay una. ¿Qué facultades no tiene el Estado? Y se tiene una lista clara de las competencias de la región.  Regresé con esas ideas, busqué a las personas con quienes Toledo me dijo que hablara, y me respondieron: “Señor Neira, usted ha trazado una línea muy dura, así que nosotros hemos dejado una línea gris para negociar”. El resultado lo estamos viendo.

La paradoja de la descentralización es que todo se sigue decidiendo en Lima.

La clase política no entiende al país porque ha cambiado enormemente. Y ahora se piensa qué teoría política aplicar para esa sociedad en las condiciones actuales, pero es una asignatura vacante. No hemos construido una teoría del Estado adecuada a la realidad y al vertiginoso cambio.

En el 2004, usted tuvo una larga entrevista con Alberto Vergara. Allí hace mención a un libro publicado por John Maddox, ex editor de la revista Nature, y a su libro Lo que nos queda por descubrir, un listado de aquello que no sabemos. La pregunta es: ¿qué no se conoce del Perú interno?

Hay una manera de aproximarse a nuestros problemas, que a veces me irrita o me divierte, y que resume lo que yo llamo el Perú barroco: no nos gustan las cosas sencillas. No tenemos dónde colocar los fenómenos sociales, no tenemos cómo calificar a los nuevos no pobres. Arellano los califica por su nivel de ingresos, pero es muy complicado, necesitas saber sus estatus, sus maneras de gastar. No sabemos bien qué está pasando. ¿Cómo la clase política se va a formar una idea si las ciencias sociales están en retardo? La fenomenología ha ido más rápido que la investigación.»

Publicado en el diario El Comercio, 31 de agosto de 2015

http://elcomercio.pe/peru/pais/hugo-neira-cada-region-feudo-oligarquias-depredadoras-noticia-1837036?ref=portada_home

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.