Caracas. Cuando Maduro escucha al Otro

Escrito Por: Hugo Neira 1.115 veces - Ene• 18•16

El pasado viernes 15, a las 20 horas, pasó algo extraordinario en la ciudad de Caracas. No solo que Nicolás Maduro fuera a dar un informe sobre la situación gravísima de la economía sino que le siguió en el uso de la palabra Henry Ramos Allup, actual presidente de la Asamblea Nacional con mayoría opositora. Maduro presentó su proyecto de ley sobre urgencia económica, a discusión los próximos ocho días. Lo notable de esa noche no fue el sucesor de Chávez sino el político Ramos Allup. Ante mi asombro, le cantó las cuarenta a Maduro.* Y en su presencia.

Comenzó por algo simbólico. Maduro le acababa de regalar a Ramos Allup un libro de retratos de Bolívar. De inmediato el presidente de la Asamblea improvisa y micro en mano explica que existen tres o cuatro retratos históricos de Simón Bolívar. Pero rechazaba el que Hugo Chávez se había inventado y que colgaba en los muros del Palacio legislativo. Parece que en días anteriores descolgaron los retratos —incluyendo el de Chávez— y los chavistas clamaron que lloviera fuego al dios de los cielos. Ramos Allup dijo en voz alta que signos de la patria venezolana eran «el himno, la bandera y Bolívar», y  «en la Asamblea no podía haber el retrato de ningún jefe de gobierno ni muerto ni en vida». El presidente del otro poder, el parlamentario, dijo todo eso con pasmosa tranquilidad. A ratos se escuchaba gritos. El orador se detenía y proseguía. Por una noche, Caracas fue la antigua Atenas.

Al tema de los retratos siguieron otros. Inflación, pérdida del valor del bolívar ante el dolar, el tema del petróleo. Sin patanería ni insultos. Con esa claridad de que «aquí no se ponen retratos de Jefes de Estado», se está liquidando una era de gobierno personalista. A Maduro y a Chávez. El diputado Ramos Allup delante de todo el mundo le pregunta al presidente Maduro, sentado al lado suyo, si lo estaban transmitiendo en cadena. Y Maduro no tuvo más remedio que decirle que sí.

Ramos Allup se sacó otra carta de la manga. No están por un golpe de estado. «Los militares no deben meterse en política». Lo divertido y atrevido era que en el público y en primeras filas, estaban sentados generales en activo. Y mientras lo decía, los señalaba con llaneza venezolana y con una sonrisa. Esa noche fue una proclama finísima, algo como «usted se queda pero nosotros también». Por mi cabeza pasaron unas líneas de Tocqueville. «La democracia es una forma de vida». Eso es lo que ha vuelto a Caracas, en la noche del 15 de enero.

Estoy fuera de Perú, pero vi lo que transmitía Canal N. Ignoró todo lo que no fuese Maduro. Y lo mismo Perú21. Siento decirlo, Juan José. En ese tema, debes poner gente alerta.

¿Qué es periodístico? El acontecimiento. En la historia política de Venezuela no han faltado caudillos desde Cipriano Castro, Juan Vicente Gómez, hasta Marcos Pérez Jiménez que quiso quedarse en el poder en 1958. Los presidentes tiránicos terminaban con «caída». Nunca frente a una asamblea. En Argentina, Videla deja paso a Alfonsín y es una Junta exprofesa que lo juzga y encierra. Pinochet llama a elecciones y se va a su casa. Hoy Venezuela es un poder autoritario que se va y un poder institucional que retorna. Un Maduro que sigue de presidente, y es legal, no ha perdido unas elecciones presidenciales. A la vez una asamblea que porta el peso de la sanción moral de muchedumbres que hacen cola para comprar lo que el país no puede ni producir ni importar. La crisis de Miraflores —la casa presidencial— es descomunal. ¡Qué situación! Pero, amable lector, en los medios de Lima solo retumba la voz de Maduro. ¿O es que les incomoda el parlamentario Ramos Allup porque es  socialdemócrata? Fue estimulante lo que vi esa noche y  es una lástima que si no tienes cable, ni te enteras. Una muralla de frivolidad separa a Lima del mundo.

* Cantar las cuarenta es amonestar sin enfado: https://www.youtube.com/watch?v=Ur4_wk7RKYw

 

Publicado en El Montonero., 18 de enero de 2016

http://elmontonero.pe/columnas/caracas-cuando-maduro-escucha-al-otro

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.