El derechómetro

Escrito Por: Hugo Neira 1.293 veces - Nov• 30•15

Encuesta. Suma los puntos hasta llegar a cien.

1. A la pregunta de si eres de derecha o de izquierda, sueles responder que no ves la diferencia entre una y otra.

> Ponte diez puntos. Eres de derecha pero ni cuenta te das.

2. Sí dices que eres de centro porque no logras diferenciar ni la una ni la otra.

> Ponte diez puntos y cinco de yapa, por conchudo.

3. Dices que no eres de derecha, pero no estás en contra del mercado, y entre amigos y familiares, sueles decir: «-Mira cómo ha progresado Chile con Pinochet y el Perú con Fujimori».

> Clasificas. Veinte puntos.

4. No tienes una opinión pero cuando te preguntan sobre los gays y las lesbianas, dices que respetas todas las opciones sexuales pero que te gustaría que no sea la opción de uno de tus hijos.

> Clasificas. Eres derecha solapa. Suma tus veinte puntos.

5. Estudiaste de muchacho en el Santa María, hablas inglés incluso mejor que el castellano, te sigues viendo con tus patas de colegio y tu hijo se ha casado con la hija de uno de tus compañeros, además tu empresa tiene socios que son del barrio donde tu familia vive hace siglos, aunque se hayan ido a los Estados Unidos.

> Clasificas. Ochenta puntos.

6. Te llega altamente la encuesta, tu familia tiene casa de playa en Asia, no vas a votar por nadie, la política no te interesa, es para vividores, y no como tu papá que se mata trabajando en una compañía de seguros de vida que ha quebrado. Solo te interesa la informática y la tecnología de punta.

 > Clasificas, ponte los puntos que quieras.

7. No lees El Montonero. Vas a votar por Flores-Aráoz para que aplique «la cadena perpetua» a todos, en especial a unos desgraciados que le hicieron una estafa a tu familia, comprando terrenos en Pachacamac antes que ustedes.

> No digas tu apellido. Vamos «pelo», no te metas en negocios y sigue con lo tuyo que es la música. Clasificas.

8. Enseñas en una universidad recontraprivada. No eres de izquierda, pero te simpatiza. Has estado lejos de locuras de senderistas, de los arribistas que trabajaron para Velasco, no te fías de Verónica Mendoza ni del padre Arana, detestas al aprismo y a los fujimoristas, cuya base es de cholos comerciantes. Eres una persona decente, nunca has estado preso ni deportado. Eres pata del padre Gutiérrez, monógamo, nada de marihuana ni de concierto rock en la familia. Te declaras lejano de la derecha.

> Puede ser. Pero la verdad es que eres uno de derecha de tomo y lomo, aunque lo niegues. No, no te pongas malcriado, no te hemos preguntado cuánto ganas como decano en tu universidad ni nada de ese sobrino que se fue a morir con Sendero. No te piques.

9. Has votado por Toledo pero hoy te cae mal por lo de Zaraí, la hija. Piensas que Alan García podría hacer un buen tercer gobierno pero lo del hijo Danton fuera de la sagrada familia es inconcebible. No sabes por quién vas a votar pero de repente te inclinas por «el más adecuado a condición que funcione la constitucionalidad» como dices en tus cursos de Derecho.

> Eres el más derechista de todos. Ponte tus cien puntos bien ganados.

10. Piensas ante la encuesta que lo de derecha o izquierda no cuenta sino la élite que la pueda dirigir.

> A ver, me pareces alguien conocido. ¿No llevas un apellido compuesto? ¿Tu papá no es un reconocido filósofo? ¿No has escrito un tratado sobre la Ciencia Política? Y después de explicar a Parsons, Bertrand Russell, Hobbes, Raymond Aron, al mismísimo Galbraith, ¿ahora trabajas para Acuña que se jacta de no haber leído un solo libro en su vida? ¿De casualidad no te llamas Paco? ¿Qué dices? ¿Que solo eres uno de los «jales»? ¿Más bien, la Eminencia gris? Pucha, esta vez te pasaste. La Patria agradecida te levantará un monumento por tu decisivo aporte al caos.

 

Publicado en El Montonero., 30 de noviembre de 2015

http://elmontonero.pe/columnas/el-derechometro

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.