México: un presidente perdido en la historia

Escrito Por: Hugo Neira 141 veces - Abr• 03•19

Acabo de comenzar mis clases para universitarios. Comienzo con la lista selecta de pensadores y como punto de partida, la Atenas de Sócrates y de Aristóteles. A la Grecia antigua le debemos, desde el siglo V a.C., la filosofía y la idea de la política, es decir, «la vez primera que se funda una versión científica con generalizaciones realizadas a partir de observaciones empíricas». Lo dice un hombre de nuestro tiempo, H. D. Kitto, The Greeks, Londres, 1961. Aristóteles estudia monarquías, aristocracias,  tiranías y los casos en que manda el demos o sea, el pueblo. La democracia. Pero les digo que eso dura a lo más dos siglos, luego Grecia es dominada por Roma, y luego el Imperio bizantino. Ese largo periodo no nos incube, se le llama «helenismo». Volvieron los reyes. Perdieron su libertad y no hubo pensadores en Grecia.

¿A qué viene todo esto? Viene a tiempo del desaguisado de López Obrador que les envía cartas al Papa y Felipe VI, para que «pidan perdón a los pueblos originarios».  Se emociona al pie de una pirámide y envía un tuit.  Qué tontería. Los conquistadores no eran soldados enviados por Carlos V. Después de Colón, era gente que vivía en las islas caribeñas, y entre ellos, uno, Hernán Cortés, que a su cuenta y riesgo, monta un grupo de combate privado —he dicho privado—, unos 600. Y se sumaron contingentes de indígenas que detestaban a los aztecas. Cierto, la población sufre una caída enorme: en 1519, había 25 millones de aztecas, y en 1607, 2 millones. ¿Qué había pasado? Historiadores norteamericanos, W. Borah y S. F. Cook, encontraron la causa. Plagas de sarampión, de la simple gripe, no estaban inmunizados como los del viejo mundo. Pero todo eso es algo que lo saben los escolares.  

Señor Presidente, no se usan conceptos de nuestro tiempo para juzgar el pasado. Me preocupa otro mandatario utópico en América Latina. Ya lo tuvimos con Hugo Chávez, que creía en un Bolívar socialista. Otro disparate. La idea socialista no es del tiempo de la independencia sino de sociedades con revolución industrial y proletarios. Pero con presidentes que ignoran su ignorancia, entraríamos a un ciclo de decadencia que dura siglos, de eso que los griegos tuvieron con el helenismo. ¿Y es este el político impregnado de historia? ¿Qué dicen en Letras Libres? ¿Qué dirá de los mexicanos que se volvieron cristianos y dejaron las pirámides para gozo de turistas? En el país de la virgen de Guadalupe no hubo la obligación de sacrificar hijos en el altar azteca. Así de simple. Qué lástima, López Obrador estuvo tras el sillón presidencial desde los 70 del siglo pasado. ¿Para esto? MORENA, AMLO, el parto de los montes, no salió un gigante sino un ratoncito. Sin embargo, inquietante, ¿qué está buscando? ¿Una simpatía popular para ser el nuevo Porfirio Díaz, dictador? Me parece.

Publicado en Café Viena, 2 de abril de 2019

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.